CRONICA TERTULIANA. “MEMORIAS DE UN LOCO”

Acudimos a nuestro segundo encuentro de Deletreados en el nuevo local que nos acoge, La Puerta Falsa, cuando todavía estaba la clase de baile que nos antecede. Varias parejas aprendían los pasos de la bachata a unos  ritmos que recordaban los del cha-cha-cha.

No fuimos muchos en esta ocasión pero conversamos hasta pasadas las 21 horas con entusiasmo sobre Flaubert y su pasión por la escritura, esa obsesión que le caracterizó como escritor por encontrar le “mot juste”, la precisión y exactitud en cada una de las palabras que escribía, y la gran aportación que le debe la novela actual con su original manera de utilizar la figura del narrador. Se habló del cambio de estilo de Flaubert, desde el romanticismo, donde se podría ubicar el texto que llevábamos, hasta el realismo de “Madame Bovary”.

Alguien con amplia experiencia en el ámbito de la salud mental argumentó que efectivamente los delirios que se narran en “Memorias de un loco” corresponden a los de un loco. Y se hizo un repaso del concepto de locura, desde Erasmo de Rotherdan hasta Foucault.

Se defendió la obra desde una lectura menos literal y más de autodescubrimiento de la pasión por la escritura del Flaubert adolescente que la escribió.

Casualidades de la literatura y de la vida, era el cumpleaños del escritor que nos convocaba, pues en la presentación del autor y su obra se recordó que su nacimiento fue en Ruán, Francia, precisamente un 12 de diciembre de 1821. Se cumplía, pues, su 193 aniversario. Alguien sugirió que deberíamos comprar lotería de navidad, por si acaso…

Brindamos, claro. Era el cumpleaños de Flaubert.

Alguien que estuvo allí

Anuncios

La dedicatoria: ¿Quién era Alfred Le Poittevin?

Gustave Flaubert escribe “Memorias de un loco” cuando tiene 17 años. Lo dedica a su gran amigo Alfred Le Poittevin. Os invitamos a que descubráis quién era éste y qué famoso escritor, sobrino suyo, fue años después digno discípulo de Flaubert.

http://www.enfocarte.com/3.19/literatura2.html