Medea en pintura

7e8e1283-10bf-4fea-b784-af595a1e3d4e

Pintura expuesta en el Museo del Prado: “Medea con los hijos muertos, huye de Corinto en un carro tirado por dragones”, del murciano Germán Hernández Amores.

Hernández Amores, Germán

Murcia, 1823 – Murcia, 1894

Discípulo de la Academia de Bellas Artes de San Fernando, viajó a París en 1849 junto a su hermano Víctor (1827-1901) y allí ambos acudieron al taller del suizo Charles Gleyre (1806-1874) donde perfeccionaron su formación.Germán acudió después a Roma como pensionado por la Academia de San Fernando, donde realizó en 1857 una pintura de clara inspiración ingresca, “Sócrates reprendiendo a Alcibíades en casa de una cortesana” (P6886), con la que obtuvo una segunda medalla en la Exposición Nacional de 1858. Con su intervención en los techos del Colegio Español de Roma daría comienzo a su carrera como decorador, una de las labores que más beneficios y estabilidad le reportó a lo largo de su trayectoria profesional y que en algunas ocasiones le llevó a ocuparse de la reparación y restauración de frescos antiguos, como los de Luca Giordano en el Casón del Buen Retiro de Madrid.
Sin embargo su mayor fortuna le sobrevino tras exponer en 1862 uno de los lienzos que habría de convertirse en obra capital de la pintura religiosa del siglo XIX, “Viaje de la santísima Virgen y san Juan a Éfeso, después de la muerte del Salvador”; cuadro icónico y pieza maestra del purismo nazareno más rezagado en nuestro país. Aunque la fama de esta obra convirtió su nombre en sinónimo de pintura religiosa, que justifica su ya muy tardía intervención en la capilla del Calvario de la Basílica de San Francisco el Grande de Madrid, en realidad Hernández Amores sintió durante toda su carrera verdadera predilección por los asuntos inspirados en la Antigüedad clásica grecolatina. Su plástica, depurada y sintética, es consecuencia última de las enseñanzas teóricas de Federico de Madrazo y del círculo de pintores puristas docentes en la Escuela de la Academia de Bellas Artes de San Fernando, en la que ingresó como miembro en 1892, y cuyas enseñanzas llegó a impartir hasta que le nombraron director de la Escuela de Artes y Oficios de Madrid (G. Navarro, C. en: El siglo XIX en el Prado, Museo Nacional del Prado, 2007, p. 474).|-

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s