Crónica tertuliana de “Hybris del arte contemporáneo”, de Carlos E. García Lara

No fue un escrito literario, sino un estudio sobre el arte contemporáneo, “Hybris del arte contemporáneo”, el texto que motivó la última reunión de Deletreados, que en esta ocasión pasó a ser tertulia sobre Arte y Psicoanálisis. El hecho de poder contar con el autor y que éste fuese, además, amigo y colega de muchos de los que allí estábamos, fueron algunas de las razones de esta excepción a la regla de la tertulia.

Carlos E. Garcia hizo a los tertulianos un recorrido por la historia del  arte señalando el punto de inflexión que supuso el Neoclasicismo en relación a “lo bello” como valor estético dominante hasta entonces en la producción artística. En ese momento la estética del arte empieza a orientarse en relación a “lo sublime”. Desde aquí, y tras el agotamiento formal de este nuevo valor estético, se producirá un efecto de cambio de sentido, no en el sentido de la producción de semblante sino de la destrucción del mismo, un empuje a lo real cuya primera etapa se cumplirá con el paso desde “lo sublime” a “lo siniestro”, la emoción estética propia del Romanticismo, continuando un recorrido que tras su paso por la desmembración, difusión e incluso negación del objeto de arte que llevarán a cabo las vanguardias, eclosionará en el arte contemporáneo bajo la primacía de “lo abyecto” como nuevo modulador de un goce artístico que apunta al trauma.

El autor fue desgranando las imágenes más representativas de esta tendencia estética que se acentúa en los últimos cuarenta años, y a la que ya no caracteriza la representación del objeto artístico sino su presentación e imposición al espectador bajo la forma de un objeto descontextualizado, fuera de discurso, y sin otra razón de ser que la de provocar efectos mórbidos sobre el sujeto, para lo cual el artista no duda en objetalizarse dentro de su propia obra en performances o montajes de goce tras cuyo desmontaje lo único que persiste es el escándalo, el absurdo o la angustia que provocó, es decir, su efecto traumático.

El recorrido que planteaba el texto era demasiado extenso para el tiempo del que disponíamos, con lo cual apenas lo hubo para hablar sobre lo visto y escuchado. El arte contemporáneo de nuevo nos volvió a dejar con la boca abierta, o cerrada, que es lo mismo. Esperemos que haya en otro momento ocasión de decir algo sobre lo que, posiblemente, no quiera decir nada.

Alguien que estuvo allí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s