Crónica de la tertulia a “Cinco horas con Mario”, de Miguel Delibes

El viernes 19 de octubre, a las siete de la tarde, el cielo estaba encapotado. Amenazaba lluvia, cuando iniciamos la tertulia sobre “Cinco horas con Mario”, amenaza que se fue consumando a medida que avanzaba la tardenoche. Eso, unido a la coincidencia horaria con otros eventos culturales que se celebraban en la ciudad, hizo que al principio de la reunión sólo estuviesen seis personas. Por suerte, poco a poco, acudieron más hasta formar un grupo de doce.

En las paredes de La Azotea, esta vez, la exposición “Fabrica de ruinas”, de Fernando Ordoñez, interesantes pinturas, entre urbanas y oníricas, que conformaban un fondo propicio para hablar de literatura.

La disposición de las mesas y sillas era otra, diferente, como más informal. Me pedí un botellín de agua, otros tomaban café, refrescos… Mis intuiciones fueron ciertas: algunos de los habituales no habían podido ir, pero, en cambio, esta vez se sumaron a la tertulia caras nuevas, voces nuevas con interesantes puntos de vista.

Para algunos, se trataba de una obra pesada y antipática, dos de los caracteres que mejor definían a Carmen, la protagonista. A otros, sin embargo, les resultó una  obra apasionante. Para la mayoría esta lectura suponía el  reencuentro con un vieja conocida, una obra leída muchos años atrás, incluso que habían visto representada en el teatro.

Los temas más recurrentes sobre los que se centró el diálogo fueron:

-La ideología de la época en la que fue escrita la obra, vista siempre desde la óptica del discurso de Carmen. Allí se dibujaba en anti-ideal lo que por nada del mundo a uno le gustaría ser.

– El erotismo, la sexualidad y el dinero (estos dos últimos temas traídos a propósito de una conferencia de Carmen Martín Gaite sobre esta obra –colgada en este mismo blog-).

– Se debatió sobre la infidelidad y el sentimiento de culpabilidad de Carmen, así como su desesperada necesidad de obtener el perdón de Mario.

-Se habló sobre el Edipo de Carmen, a raíz de la fuerte influencia que tienen los padres de ésta en su discurso.

– Se destacaron recursos estilísticos y literarios importantes en esta obra, como el uso del monólogo, el espacio, el tiempo, el uso de bucles o repeticiones, en estructura y contenido, que actúan a modo de estribillo…

– Se plantearon interrogantes sobre el carácter de Mario, sobre la relación entre el erotismo y la muerte, y hasta se leyó un poema escrito desde la inspiración inconsciente de esta obra, que su autora descubrió a raíz de la relectura de la misma. Un hallazgo que relaciona si cabe más el psicoanálisis con la literatura.

Era la hora de terminar, pero nadie se levantaba de su sitio. La tertulia había ido creciendo en intervenciones y el debate transcurría con saludable intensidad y riqueza de apreciaciones; había ganas de continuar.

Después de más de dos horas debatiendo sobre el libro aún quedaban muchas cosas por decir, por analizar, por descubrir en el discurso desgranado de Carmen. Seguramente, ni cinco horas más de tertulia hubieran puesto punto y final a todo lo que, desde la literatura y el psicoanálisis, todavía se podía decir y compartir de “Cinco horas con Mario”.

Alguien que estuvo allí

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s